Ayuntamiento de Murillo el Fruto


Topónimo

Significado. ‘Murillo roto’.

Comentario lingüístico. Murillo es etimológicamente un diminutivo de muro y que, por lo general, designa pequeños núcleos de población que en muchos casos se encuentran hoy despoblados. Su origen último es el latín murus que, según Joan Corominas, se especializó en iberorromance con la acepción de ‘muralla’. Este hecho podría hacer pensar que las localidades que llevan este nombre tuvieron una función defensiva.

En vascuence su equivalente más directo es Murelu y también se podría considerar como tal la voz Muru, nombre que también designa a multitud de pequeños núcleos de población y despoblados. Fruto, por otra parte, es producto de una etimología popular, ya que la forma antigua es fractu(m) ‘roto’, de donde se obtiene freito y por etimología popular fruto.

Traducciones curiosas y explicaciones populares. Traducciones de este género las encontramos en algunos libros de apellidos vascos donde parece que todo nombre deriva del vasco: ‘helechal’, ‘ribazo’, ‘buena porción de tierra con alguna elevación y declive’, ‘la colina’.

Documentación antiguaMorello (1207, NEN); Morello freito (1207, NEN); Moriello fruyto (s. XIV-XV); Murel freyto (1279, NEN); Murelo frigido (1277-1280, NEN); Murell freito (1280, NEN); Murello; Murello freito (1207, NEN); Muriel freyto (fruyto; frito) (s. XIV-XV NEN); Muriello freyto (frito) (1265,1312, NEN); Muriello del fruyto (fruto) (s. XIV-XV, NEN); Murieyll freito (frito) (1280, NEN); Muríeyllo fruyto (1366, NEN); Murilfruto (1268, NEN).

Sobre su primitivo recinto se alzaba tal vez la fortaleza de “al-Qastil” (el Castillo), citada por los autores árabes con ocasión de la campaña del emir cordobés Muhamad I en 860 y, posteriormente en el 975 en la persecución de Ramiro Garcés, por el Tuyibi Abd al-Rahman ibn Yahyà.

El nombre de la villa, haría referencia, por tanto, al nombre, del castillo, “el murillo” y al sobrenombre ” el Fruto” aparecido en el siglo XIII, que parece derivar de “fracto”, roto, derruido.

La variada toponimia tiene ejemplos de étimos latinos, como Amplo, Las Coseras, Los Hoyos, La Sierra, El Vadillo, etc.; étimos vascos, como Mendi, Aranduy (desconocido), Lárrega, Larragueta, Berango,etc.; étimos árabes, como La Badina, La Acequia, El Rinconar etc.; franceses, como La Burata, Los Vergeles, etc. y de étimo desconocido, como El Arcalaz, Andabarna, Ganazo, Luzazo, La Biona, etc.